Thursday, October 16, 2008

Una idea de la mano de una tostada

Si alguien me hubiese dicho hace más de 2 años que lo que fue una inocente idea de la mano de una tostada con margarina se trasnformaría en un proyecto tangible, contínuo y ambicioso, jamás lo hubiera creído. Y así fue. Desayunando con mi hermana Marta enfundada en un pijama a cuadros azules hace más de dos años cuando nació la primera idea de Mille Collines. Había cierta poesía en ese escenario cálido y familiar a ritmo de mordisco seco, fue un momento muy inspirador, os lo aseguro. Mille Collines nació en un principio para ser sólo el concepto de una tesis que me daría el graduado en diseño de moda. La idea fue creciendo lenta y discreta. Amasamos con paciencia, como el pan a las cinco de la mañana en manos del panadero. Con un pellizco de entusiasmo, miedo, valentía, juventud, ilusión, ambición fue tomando forma. Y aquí estamos hoy. Con el objetivo de lanzar una marca de moda creada en Ruanda y de la que mucha, mucha gente forma parte hoy.

2 comments:

marta said...

oooh!!! qué bueno!! con las gafotas y el pelo alborotado. con la duma, probablemente vigilando esa tostada (por si alguna miga se pudiera caer)...
¿sabes que mali, el galguito, ha vuelto a casa?

rebeca said...

Las mejores ideas vienen cuando menos te lo esperas! :D que es exactamente eso tan chulo de la foto???

Post a Comment

 
;